TRABAJOS PRESENTADOS POR EL DR. ALBERTO CORMILLOT Y COLABORADORES EN CONGRESOS INTERNACIONALES

 

TECNICA DEL BALON INTRAGASTRICO (BI) PARA EL TRATAMIENTO DE LA OBESIDAD SEVERA: SEGUIMIENTO A CORTO Y MEDIANO PLAZO DE LOS PRIMEROS 52 PACIENTES EN ARGENTINA

 

Resumen del trabajo presentado en el 6º Congreso de la Federación Internacional para la Cirugía de la Obesidad, 15th International Symposium on Obesity Surgery, 3erd International Symposium on Laparoscopic Surgery, Septiembre 5-8 Chania, Creta, Grecia.

Autores:
Dr. Alberto Cormillot, Dra. Rosana La Regina, Dra. Analía Fuchs.

Antecedentes:
La obesidad severa es una enfermedad crónica muy difícil de tratar. La cirugía como recurso para bajar de peso restringiendo la ingesta de alimentos es una opción para los pacientes que tienen un IMC >35 o que presentan comorbilidades importantes. Entre las intervenciones bariátricas, el Tratamiento con Balón Intragástrico constituye una alternativa mínimamente invasiva que no requiere anestesia general ni inactividad prolongada. La colocación, inyección de volumen y la extracción de BI se realizan por endoscopía. La acción del BI es llenar el estómago de manera parcial, induciendo saciedad.

Métodos:
Desde octubre del 2000 a marzo del 2001, se realizaron las primeras 52 implantaciones de BI en Argentina. Los candidatos (29 mujeres y 23 hombres) obesos se reclutaron en la Red Cormillot para el Tratamiento de la Obesidad, siguiendo las indicaciones y restricciones de Bioenterics Corporation después de haber realizado exhaustiva evaluación clínica, bioquímica y pisquiátrica. Todos los pacientes habían intentado bajar de peso con distintos tratamientos sin éxito y presentaban condiciones que mejorarían con una reducción del peso corporal. Los pacientes recibieron información pormenorizada sobre el procedimiento y firmaron un formulario de consentimiento. Las expectativas y el plan de seguimiento (dieta, actividad física y consultas) se discutieron por adelantado.

Características del procedimiento:
El dispositivo se colocó mediante visualización endoscópica directa. Se llenó el balón con volúmenes variables de salina y azul de metileno para detectar pérdidas, a fin de personalizar el tratamiento (450 a 600 cc). Posee una válvula autosellante y una tapa de válvula radiopaca.

Resultados:
El tiempo de intervención fue de 8 a 20 min. bajo una leve sedación con Medazolan. El IMC preoperatorio fue de 35 a 53 en mujeres y 38 a 67 en hombres. Los hallazgos gastroscópicos fueron: 4 gastritis grado 1 (2 diagnosticadas como Helychobacter Pilory más tarde) y 1 polipo (benigno). Los pacientes estuvieron en condiciones de trasladarse a su habitación por sus propios medios y la estada media en el hospital fue de 2+/- días. Las complicaciones inmediatas fueron: vómitos (80%), nausea (90%) en las mujeres y 20% en los hombres, dolor epigástrico (55%), acidez de estómago (40%), meteorismo (15%). Cinco pacientes decidieron que se les extrajera el BI. De acuerdo a la fecha del implante, el cambio de IMC medio para mujeres y hombres fue de -6 y -4 en 6 meses, -3.3 y 3.2 en 4 meses y 3 y 2.4 en 2 meses. En la última visita, los pacientes fueron asintomáticos y continuaban bajando de peso. Alrededor de un 40% cumplió con los contactos postquirúrgicos.

Conclusiones:
Aunque las expectativas de los pacientes habían sido ampliamente conversadas previamente al implante del balón, excedieron la reducción de peso realmente lograda. Debe ponerse más énfasis en el cumplimiento con las consultas y los grupos de apoyo durante el seguimiento. Los resultados preliminares fueron satisfactorios y alientan a continuar con la colocación de BI. Otra posibilidad para estos pacientes es un segundo implante de balón.