TRABAJOS PRESENTADOS POR EL DR. ALBERTO CORMILLOT Y COLABORADORES EN CONGRESOS INTERNACIONALES

 

HABITOS DE ACTIVIDAD FISICA EN OBESOS EN MANTENIMIENTO

 

Autores: Dr. Alberto Cormillot, Dra. Analía Fuchs.

Presentado en el IV Congreso Latinoamericano, IV Congreso Argentino, VI Jornadas Rioplateses de Obesidad y Trastornos Alimentarios. Septiembre 1999, Buenos Aires, Argentina.

El estilo de vida sedentario, sostenido en el tiempo, que produce menor gasto energético relativo, constituye la explicación más aceptable del incremento de sobrepeso y obesidad en poblaciones occidentales.

En los planes para bajar de peso y mantenerlo a largo plazo, la actividad física parece cumplir un rol esencial. Con el objetivo de conocer su importancia en el mantenimiento del descenso alcanzado, se estudiaron obesos que hubieran descendido 10 ó más kilos y mantenido ese descenso por lo menos durante los anteriores 12 meses.

A tal efecto se utilizó la reunión anual de obesos en grupos de mantenimiento y se encuestó, por medio de un cuestionario de autollenado, a los sujetos que cumplieran las condiciones del estudio. El hecho de pesarse y medirse semanalmente en los grupos hace más confiables los datos obtenidos.

Resultados:
Se procesaron 120 encuestas, que permitieron caracterizar a la muestra de la siguiente manera: edad promedio, 49 años; 84%, mujeres; 63% casados; 55% amas de casa; 86% no fumadores. El IMC promedio de estos sujetos al comienzo del programa fue de 33 kg/altura2, el 27% de ellos presentaba obesidad grado 3. El 37% varió entre los 11 y los 187 kg, mantenidos por un mínimo de 12 meses y un máximo de 24 años. En el 86% de las encuestas se mencionan intentos anteriores de adelgazar. La misma proporción de sujetos halló que bajar es más fácil que mantenerse (33%), más difícil (34%) o igual (34%). El 72% de los sujetos mencionaron un episodio de la vida que determinó, en este intento, la decisión de bajar de peso y mantenerse.

En cuanto a la actividad física, mediante el análisis cualitativo de las encuestas se observó, en primer lugar, que estos obesos habían incorporado la actividad física a su estilo de vida. El 49% manifestó disfrutar siempre de realizarla y el 32% extrañar si algún día no puede hacerla (contra el 3% que en los dos casos contestaron "nunca"). Sólo el 15% la considera "un mal necesario" siempre, mientras que el 36% respondió "nunca". La mayoría hace caminatas, entre 10 y 45 cuadras por día. Una tercera parte de ellos hacen además otro tipo de actividad física organizada. Para ir a trabajar, hacer compras, pasear, solo el 8% usa siempre el auto; el 18% a veces y el 32% nunca. El 13% usa siempre transporte público y el 29% siempre camina.

Conclusión:
Mantener el descenso de peso es posible cuando se realizan cambios permanentes en el estilo de vida. La actividad física es un indicador confiable de la adherencia a un programa de mantenimiento.